Seleccionar página

Ricardo Peláez ha sido uno de los mejores delanteros que ha jugado en nuestro país, prueba de ello, es que durante sus dos décadas como futbolista logró anotar 187 goles, posicionándolo como el onceavo máximo anotador en la historia de la Primera División del futbol mexicano. 

Etapa como futbolista 

Cabecita de Oro como se le apoda, comenzó sus andanzas en el balompié en las Fuerzas Básicas del Club América en 1980. Tras superar todas las divisiones inferiores debutó en el Máximo Circuito en la temporada 1985-86.

Fue pieza clave en la obtención del título “PRODE 85”. La final de ida fue una pesadilla para Las Águilas, ya que fueron aplastadas 4-1 por Tampico Madero. En la vuelta Peláez consiguió abrir el marcador y ayudó a los de Coapa a remontar y ganar 4-0, consiguiendo así su primer título profesional.

En 1987 es vendido al Club Necaxa, donde vivió su época dorada, se convirtió en ídolo de la afición rayista y sumó la mayoría de sus éxitos individuales y colectivos. 

El primer trofeo que conquistó con el cuadro de Aguascalientes fue la Recopa de la CONCACAF en 1994. En el siguiente certamen logró el triplete al sumar el título de Liga MX, Copa MX y Campeón de Campeones en la campaña 1994-1995. Finalmente, levantó su tercer título de la Primera División en la campaña 95-96.

Tras una década con Los Electricistas en la que se convirtió en el máximo romperredes del club con 158 dianas regresó al Club América en 1997.

Su segunda etapa con Las Águilas fue corta, pues su buena actuación en la Copa del Mundo de 1998 hizo que el acérrimo rival, las Chivas de Guadalajara, cerrara su contratación tras la justa mundialista. 

Con el cuadro del Rebaño Sagrado consiguió el subcampeonato en el Torneo Invierno 98. En el año 2000 decidió dar por finalizada su etapa como futbolista tras casi dos décadas de carrera.

Ricardo Peláez y la Selección Mexicana

Las buenas actuaciones y su romance con el gol vistiendo los colores del Club Necaxa hicieron que Peláez fuera convocado al Tri por primera vez en 1988. Durante más de una década defendió con orgullo la playera de nuestro país, sumando 43 partidos y anotando 16 veces.

Asistió a la Copa del Mundo de Francia 1998 donde logró marcar en la victoria frente a Corea del Sur por 3-1 y en el empate a dos ante Países Bajos. 

Etapa como comentarista

En el 2004 vivió su primera faceta como comentarista deportivo con la cadena Televisa, y junto a Enrique “El Perro” Bermúdez fueron los narradores de la versión en español de los videojuegos de FIFA EA Sports en América Latina de 2006 a 2012.

Su segunda participación la vivió como analista del programa Futbol Picante de ESPN a finales del 2017, pero ciertos desencuentros con David Faitelson, así como la oportunidad de tomar la dirección de Cruz Azul hicieron que dejara el cargo en menos de un año.

 Etapa como directivo

Tras colgar las botas decidió comenzar su andar como gente de pantalones largos. En 2001 el entonces Presidente de la Comisión de Selecciones Nacionales, Alejandro Burillo, le ofreció la dirección deportiva a Ricardo Peláez cuando el Tri tenía pie y medio fuera del Mundial de Corea-Japón 2002.

Cabecita de Oro llamó a Javier Aguirre para dirigir al combinado nacional, y de esta manera, recompusieron el camino para finalmente asistir a la Copa del Mundo.

Durante su gestión, el ex futbolista puso los cimientos en las selecciones menores que a la postre sirvieron para conquistar el campeonato Sub-17 en 2005, aunque para esa fecha ya no fungiera con su rol al haber renunciado en 2002 al cargo. 

Con las «águilas»

En 2011 Peláez regresó al equipo que le dio la oportunidad de ser jugador, el Club América, pero ahora como Presidente Deportivo. Las Águilas estaban inmersas en una gran crisis, pues llevaban varios años alejadas de pelear por títulos. 

Ricardo nombró a Miguel Herrera nuevo estratega del conjunto de Coapa y en tan solo un año la mancuerna logró colocar a los azulcremas en lo más alto del futbol mexicano al conquistar el título del Torneo Clausura 2013 y el subcampeonato en el Apertura 2013. 

Los buenos resultados hicieron que la FEMEXFUT les encargara a Peláez y Herrera salvar la eliminatoria mundialista y conseguir el pase a la Copa del Mundo de Brasil 2014, mediante el repechaje ante Nueva Zelanda.

Tras lograr el objetivo y dar por terminada la participación de México en la justa mundialista, el ex delantero regresó al Club América para seguir con sus labores deportivas pero ahora de la mano de Antonio Mohamed como entrenador azulcrema.

En el primer semestre del nuevo dúo lograron el título del Apertura 2014. Sin embargo, al finalizar el torneo Peláez decidió desprenderse del técnico argentino creando una fractura con la afición americanista.

Ricardo Peláez también fue pieza clave en la consecución de títulos internacionales al lograr el bicampeonato de la Liga de Campeones de CONCACAF 2014-2015 y 2015-2016.

La relación entre el directivo y el conjunto del Nido tocó fondo al no triunfar en el torneo del Centenario del club. Además, de que el jersey no fue del agrado de la hinchada y el himno estuvo bajo sospecha de plagio al parecerse al del Sevilla.

Ricardo Peláez como celeste

Los buenos resultados otorgados por Cabecita de Oro no pasaron desapercibidos por el resto de equipos de la Liga MX. Por este motivo, Cruz Azul se lanzó en busca de Peláez para tomar las riendas del club a mediados del 2018.

La Máquina quería conquistar el título de liga a como dé lugar. Por este motivo, hizo una inversión de casi 80 millones de dólares en 19 jugadores.

Durante su etapa como directivo celeste estuvo cerca de conseguir la anhelada novena pero cayó en la Final ante el Club América en el Apertura 2018. Sin embargo, durante ese mismo certamen logró levantar la Copa MX y la Supercopa MX.

Las diferencias con los altos cargos de Cruz Azul hicieron que Ricardo presentara su renuncia a principios de septiembre del 2019.

Ya de chiva

Meses más tarde, las Chivas de Guadalajara llamaron a su puerta para salir del bache que atravesaba la institución y éste aceptó el reto.

La etapa de Peláez a cargo del Rebaño Sagrado no ha sido sencilla, ya que el equipo no ha logrado clasificar a la Liguilla ni pelear por los títulos a pesar del fuerte desembolso de casi 50 millones de dólares.

Además, las indisciplinas han estado a la orden del día lo que provocó que jugadores como Alexis Peña, José Juan Vázquez, Dieter Villalpando y Eduardo López fueran cortados de la plantilla.

Uno de los fichajes más criticados fue el de Uriel Antuna por el que se pagó 11 MDD y tras no cumplir con las expectativas sirvió como moneda de cambio para la llegada del “Piojo” Alvarado, quien tampoco ha logrado demostrar su potencial con la playera rojiblanca.

Los problemas antes mencionados aunado a la constante rotación de técnicos ha hecho que la afición de Chivas demuestre su malestar faltando al Estadio Akron o pidiendo el cese de Cabecita de Oro en las redes sociales y mediante cánticos en el inmueble rojiblanco.

¿Debería Amaury Vergara mantener a Ricardo Peláez en la dirección del club o buscar a otra figura querida por la afición para asumir la responsabilidad del equipo?