Seleccionar página

A veces, ser el más ganador y uno de los ricos del grupo tiene sus cosas buenas y malas. Eso lo sabe el Club América, que por cientos de aficionados es amado, pero que también es odiado.

El inicio de este amor

El América se fundó en 1916 como un equipo modesto que estaba conformado por estudiantes mexicanos. Sin embargo, con el paso de las décadas se volvió un equipo con dinero y con los mejores jugadores extranjeros; esto provocó un terremoto dentro de sus primeros seguidores.

Las Águilas querían contar en su plantilla con todas las estrellas, por lo que a base de billetazos robaban jugadores consolidados a los rivales. De esta manera, se fue ganando el odio del resto de equipos de la Liga MX.

En 1960 Emilio Azcárraga Milmo, propietario de Televisa, sacó al conjunto de Coapa de problemas económicos y los guió por la senda de los títulos.

El objetivo de Azcárraga era que el América no fuera simplemente exitoso, sino que fuera amado u odiado por los aficionados.

Para el empresario, el futbol era un negocio y el América y la Selección Mexicana, sus dos principales productos. Por este motivo, Televisa le otorgaba los mejores horarios; era el único que contaba con los derechos para que todos tuvieran que ver a su equipo, y de esta manera aumentar su visibilidad.

El mayor reproche de los antiamericanistas son las “ayudas” arbitrales con las que han contado Las Águilas. El respaldo de la televisora de Chapultepec junto con el peso y relevancia que tiene el equipo en la Federación Mexicana de Futbol han puesto en jaque a más de un árbitro en la Liga MX.

El odio llegó al Club América por muchas razones…

Uno de los momentos más recordados sobre este tema se vivió en la final entre Pumas y América en la temporada 1984-1985. El silbante, Joaquín Urrea, decidió marcar un penal a favor del conjunto de Coapa. Posteriormente prefirió no señalar una pena máxima a los Felinos que pudo haber cambiado el rumbo del partido. 

Finalmente Las Águilas levantaron su quinto título al vencer 1-3 a los de la UNAM en el partido de desempate jugado en el Estadio Corregidora.

La edición 2022 de la Encuesta Nacional de Afición al Futbol en México, realizada por MITOFSKY ha revelado que el 37.8% de los aficionados de nuestro país odian al Club América.

La grandeza y relevancia de las Águilas han generado que estén bajo la mirada de la opinión pública. Ser un blanco constante de críticas y tener en contra a los aficionados de los 17 equipos de la Liga MX.

Los propios jugadores y seguidores americanistas conocen el recelo que tienen los hinchas de los demás clubes hacia ellos. Por este motivo, en lugar de ignorar este repudio han tomado eso como bastión para crear las famosas frases: “ódiame más”.

Por su parte, en la misma encuesta antes mencionada se explica que los de Coapa son el segundo equipo con más seguidores de México; 19% por detrás de su acérrimo rival, las Chivas de Guadalajara.

Su popularidad se debe en gran medida a ser el equipo más laureado de nuestro país. El Club América puede presumir en sus vitrinas de 13 títulos de la Liga MX, seis Copas MX; seis Campeón de Campeones, siete Ligas de Campeones CONCACAF, dos Copas Interamericanas y una Copa del Gigante de la CONCACAF.

Asimismo, la directiva se ha encargado de romper fronteras y dar a conocer al club mediante el fichaje de jugadores del extranjero. La participación en torneos internacionales, en los que suelen ser protagonistas, también ha influido. Gracias a estas acciones, el cuadro de Coapa cuenta con una de las aficiones más fieles y grandes fuera de nuestro país.

Por si fuera poco, en los partidos de la Liga MX es habitual ver que los estadios que visita el América se pintan de amarillo en las gradas. Además, durante el juego se suelen escuchar los cánticos de su hinchada, generando la impresión de que son locales.

Su rivalidad con otros amados y odiados

Existen muchos “Clásicos” en México, pero los más importantes en las últimas décadas son el Nacional (Chivas), Joven (Cruz Azul) y Capitalino (Pumas), y en los tres está implicado el América.

Las Águilas están obligadas semestre a semestre a ganar títulos y los partidos con sus máximos rivales. Por este motivo, previo a sus enfrentamientos se suele escuchar la frase “si le ganan al América, con eso salvan su temporada”, debido a la gran rivalidad y odio que existe entre las aficiones e instituciones.

En el enfrentamiento entre los de Coapa y el Rebaño Sagrado se disputa más que un partido, pues son los dos equipos más ganadores y populares de México, por lo que el orgullo está de por medio. 

El América ha logrado tomarle la medida a las Chivas en los últimos años y puede presumir de haber ganado las tres finales en las que se han enfrentado. La primera en la Copa MX 1953-54 por medio de los penales (3-2). La segunda en la Liga tras imponerse 1-0 en la temporada 1954-55. La tercera en la conocida como “Final del Siglo” (1983-84) en la que las Águilas volaron al derrotar 3-1 al Guadalajara. 

La rivalidad con La Máquina ha ido aumentando con el paso de los años, pues los partidos han resultado muy parejos y se han terminado resolviendo por un error o genialidad.

Entre ambos equipos han disputado seis finales. Cuatro a favor de los Azulcremas y dos por parte de los Cementeros. Sin embargo, la más recordada por ambas aficiones se vivió en el Clausura 2013. 

La hinchada de Cruz Azul ya estaba celebrando en el Estadio Azteca su noveno título a falta de cinco minutos. Los americanistas no dejaron de alentar a su equipo y a base de garra y corazón lograron revertir una situación que parecía imposible para levantar su onceavo título de liga.

Por último, la enemistad entre Felinos y Águilas aumentó durante la final de Liga 1984-85 que terminó conquistando el América en un partido de desempate tras igualar en el marcador en la ida y vuelta. 

La diferencia entre plantillas, cantera contra cartera, así como el lamentable hecho del accidente que provocó la muerte de ocho aficionados debido a la mala logística en el Estadio Universitario fue la gota que derramó el vaso para incrementar el odio entre ambas aficiones.

En total ambas escuadras se han medido en cuatro finales. En la que los Azulcremas se han impuesto en dos títulos ligueros y un Campeón de Campeones, mientras que los Universitarios se adjudicaron el trofeo de Liga 90-91.

La superioridad de Las Águilas en los momentos claves, el corazón y ADN ganador, así como el respeto que genera cuando el equipo salta al terreno de juego hacen que el  conjunto de Coapa sea amado y odiado, no existe un intermedio.

“Al América no le vas, del América eres”.