Seleccionar página

El futbol no ha tratado de buena manera al estado de San Luis Potosí. Los equipos que han defendido sus colores se han visto involucrados en problemas económicos, desapariciones y un tobogán de sensaciones; entre la lucha por el ascenso y permanecer en la Primera División, y el Atlético San Luis no ha sido la excepción.

Atlético San Luis ni de aquí ni de allá

El vínculo entre el Atlético de Madrid y el Atlético San Luis ha logrado brindarles una solvencia económica y generar un proyecto con grandes aspiraciones. Además, de servir como semillero de talento para los jóvenes mexicanos que cuenten con las cualidades para emigrar al Viejo Continente.

El 28 de mayo de 2013 quedó grabado en la memoria de todos los potosinos. Ese día se dio a conocer que el San Luis FC cambiaría de sede a Chiapas; por lo que se quedarían sin equipo de futbol profesional. 

Sin embargo, horas más tarde Jacobo Payán, propietario del Estadio Alfonso Lastras y uno de los empresarios más reconocidos en el estado, compró la franquicia de los Tiburones Rojos de Veracruz; club que militaba en la Liga de Ascenso, y la llevó a San Luis Potosí.

El mismo Payán fue quien decidió llamar al equipo Atlético San Luis. Rindiendo tributo a los dos conjuntos que vio esa región: Atlético Potosino y el Club San Luis.

Tras tres años en la División de Plata, los directivos “tuneros” buscaron comprar la franquicia que los Jaguares de Chiapas dejarían en la Primera División. Las negociaciones no llegaron a buen puerto. Inclusive, el club tuvo problemas para registrarse en la Liga de Ascenso y perdieron su lugar en dicha división para la temporada 16-17.

En junio de 2016, los altos mandos del Atlético de Madrid mantuvieron contacto con los propietarios del equipo y con el gobernador del estado al ser San Luis Potosí una de las tres ciudades con posibilidades de convertirse en filial del cuadro colchonero. 

Un hermano colchonero llamado Atlético San Luis

En marzo de 2017, Miguel Ángel Gil Marín, director general del cuadro de la capital española a la par con la Junta General de Accionistas del Atlético de Madrid aprobaron la creación de una filial en el extranjero e hicieron oficial el acuerdo con el San Luis, en el que se determinó que el cuadro colchonero se quedaba con el 51% de las participaciones, mientras que la familia Payán con un 30% y el 19% restante sería para el grupo de inversionistas.

El inicio de esta relación no fue del todo positiva. En el Torneo Apertura 2017 el conjunto rojiblanco logró mantenerse en puestos de clasificación durante gran parte del certamen, pero en las últimas jornadas tuvo un bajón de juego que lo relegó al onceavo lugar y que lo dejó fuera de la Fiesta Grande.

La llegada de refuerzos

Para el siguiente semestre, se contrató un nuevo técnico y se reforzó la media cancha con jugadores experimentados para buscar el anhelado boleto que les permitiera luchar por regresar al Máximo Circuito. 

Sin embargo, los resultados no se dieron al conseguir cuatro puntos en las primeras ocho jornadas, situándose en puestos de descenso, por lo que el proyecto se tambaleó y la relación entre directivos mexicanos y españoles empezó a tener fracturas. 

Como toda inversión o negocio, los primeros años suelen ser complicados pero posteriormente se empiezan a recoger los frutos del buen trabajo, y esto, fue lo que ocurrió con el Atlético San Luis.

Para el Torneo Apertura 2018, el equipo rojiblanco finalizó en la quinta posición de la tabla general, lo que le permitió disputar la Liguilla. 

Continúa la seguidilla de No éxitos

En los Cuartos se impusieron 1-3 en el global a los Cimarrones de Sonora. En la Semifinal dejaron en el camino a los Potros de Hierro del Atlante. La Final ante Dorados de Sinaloa se resolvió en los tiempos extras tras empatar a tres. Leandro Torres se convirtió en el héroe potosino al marcar en el 103, y con esto, conseguir el primer título de Ascenso MX y medio boleto para subir a la Primera División.

Seis meses más tarde, el cuadro tunero consiguió el anhelado sueño de regresar al Máximo Circuito luego de coronarse bicampeón invicto en el Clausura 2019, y derrotar nuevamente en la Final a los Dorados de Sinaloa por global de 2-1.

El Apertura 2019 significó el debut del Atlético San Luis en la Primera División, pero las cosas no arrancaron de la mejor manera, ya que Alfonso Sosa, entrenador que consiguió el ascenso, fue destituido por problemas extra cancha. 

Semanas más tarde se presentó a Gustavo Matosas como nuevo timonel, pero su estadía en el club fue corta debido a que un escándalo de corrupción que involucró al estratega obligó a los directivos potosinos a cortar relaciones con el argentino. 

Otra vez el miedo a bajar de categoría

El equipo rojiblanco se encontraba en problemas de descenso por los malos resultados, pero la desafiliación de los Tiburones Rojos ayudó a que se olvidaran de ese tema por un tiempo.

El siguiente torneo golpeó a todos los clubes de la Liga MX debido a que la pandemia de Covid-19 detuvo el certamen por varios meses y tras el regreso los equipos se vieron obligados a jugar a puerta cerrada, disminuyendo drásticamente sus ingresos y aumentando los gastos debido a las pruebas PCR que debían realizar semana a semana.

Durante la pausa obligada, los directivos de la FEMEXFUT decidieron eliminar el descenso y se estableció un sistema de multas que sería repartido entre los tres últimos lugares de la tabla de cocientes para contribuir a la economía de los clubes de categorías inferiores.

Se sigue buscando la consolidación del proyecto

Los malos resultados en el Torneo Guard1anes 2020 hicieron que el cuadro rojiblanco se colocara en la última posición general con 11 unidades, acercándolos al abismo de pagar la multa de 120 millones de pesos.

Para el siguiente torneo las cosas no mejoraron y todo se decidió en la última jornada. El Atlético de Madrid debía ganar al Pachuca y que Atlas cayera ante el Necaxa para evitar ser el último de la cociente, y de esta manera, reducir la cantidad de 120 a 70 millones de pesos.

Sin embargo, los Tuzos aplastaron 1-5 a los potosinos en el Alfonso Lastras y los Zorros doblegaron por el mismo marcador a los Rayos, consumando así la debacle rojiblanca.

Los estragos económicos provocados por la pandemia aunado a los malos resultados futbolísticos y el pago de la multa, hicieron que los directivos del Atlético de Madrid contemplaran abandonar el proyecto, y con esto, no dejar otra alternativa al resto de socios que la venta del equipo. 

De hecho, un grupo de inversores norteamericanos encabezado por Carlos Alazraki realizó una oferta de compra, la cual había sido aprobada por la Liga MX. Sin embargo, los altos cargos del conjunto potosino realizaron una reestructuración deportiva y comercial, la cual fue del agrado de los españoles y que los mantiene hasta hoy unidos.

En caso de seguir fracasando en el objetivo de ingresar a la Liguilla y pelear por títulos, ¿cuánto tiempo aguantarán los colchoneros esta inversión sin frutos?