Seleccionar página

El fútbol mexicano se ha posicionado como uno de los torneos más importantes a nivel mundial, debido a la calidad de sus equipos y las estrellas que los conforman, así como por los altos salarios que perciben los futbolistas.

Esto ha generado que grandes íconos del balompié internacional decidan llegar a nuestro país, algunos con mejor rendimiento que otros, pero su calidad y jerarquía ha quedado demostrada en los terrenos de juego.

Te dejamos el Top 5 de las estrellas mundiales que han jugado en México:

Butrageño la primer estrella en venir al fútbol mexicano

Tras su longeva y exitosa carrera con el Real Madrid, el Buitre decidió terminar su carrera como futbolista profesional en nuestro país de la mano del Atlético Celaya al que llegó en 1995 y donde coincidió con dos excompañeros Hugo Sánchez y Míchel González.

En su primera temporada lideró a los Toros a disputar la única final en la historia del club, pero cayeron ante Necaxa por el valor de gol de visitante. El delantero español jugó tres campañas con el Atlético Celaya y anotó 29 goles. Es recordado como uno de los mejores jugadores en la historia del club y recibió el apodo del “caballero de las canchas”.

Cabe destacar que la llegada de Butragreño hizo que el cuadro de Guanajuato fuera el más visto en televisión y el que mayor número de aficionados desplazó a una cancha rival, demostrando su popularidad y jerarquía dentro y fuera de los terrenos.

Bernd Schuster

El mediocampista alemán puede presumir de haber jugado con los tres grandes de España: FC Barcelona, Real Madrid y Atlético de Madrid.

Llegó a México de la mano de los Pumas de la UNAM en la campaña 96 con la intención de colgar los botines al finalizar su contrato por un año. Sin embargo, su mala adaptación al balompié azteca y su bajo nivel hicieron que solo disputara nueve partidos, adelantando su retiro.

Iván Zamorano, el que más rindió en el fútbol mexicano

Bam-Bam llegó al Club América en 2001 con cartel de estrella tras haber tenido una magnífica carrera en el Viejo Continente, donde defendió la playera del Sevilla, Real Madrid e Inter de Milán. 

En su primer partido logró marcar un hat-trick en tan solo 32 minutos frente a Santos Laguna, convirtiéndose rápidamente en uno de los consentidos de la afición azulcrema.

El chileno disputó un total de 78 partidos con Las Águilas en los que anotó en 38 ocasiones y brindó una decena de asistencias. Asimismo, fue pieza clave en la obtención del título del torneo Verano 2002.

Ronaldinho

Sin lugar a dudas una de las grandes bombas de todos los tiempos en el fútbol mexicano. El brasileño se unió al Club Querétaro de cara al Apertura 2014 y a pesar de no llegar en su mejor nivel deslumbró a los aficionados mexicanos con sus goles y asistencias. 

Uno de los partidos más recordados de Dinho en México fue contra el Club América en el Estadio Azteca, donde marcó un doblete y se ganó el respeto de la hinchada azulcrema al corear su nombre y aplaudir su calidad y magia.

El ganador del Balón de Oro en 2005 fue pieza clave para que los Gallos Blancos alcanzaran su primera y única final en la historia de la Primera División del balompié azteca, en la que cayeron por marcador de 5-3.

Antonio Valencia

Gallos Blancos volvió a llevarse los reflectores luego de cerrar la incorporación de uno de los máximos referentes del fútbol ecuatoriano de cara al arranque del Clausura 2021. 

El Tren que jugó una década en el Manchester United y que ganó todos los títulos domésticos en Inglaterra, así como la UEFA Europa League ejerció como capitán dentro y fuera de los terrenos de juego en su corto periodo en Querétaro, donde disputó 15 partidos y anotó un gol.